Datos personales

Mi foto
Me gusta la escritura, la lectura, la perfección, una silueta esbelta, una piel bronceada, suave y firme... la moda, los retos...
AT E N C I Ó N:

***Esto no es un blog pro-ana/pro-mía; para nada quiero inducirte a que hagas algo que no quieras;

***repito: aquí sólo plasmo mis sentimientos, sensaciones y los pensamientos que invaden mi mente... (una forma de desahogo y, en cierta manera, de control hacia mi misma);

***en ningún caso, en esta página, encontrarás tips ni consejos para aprender a vomitar...

***Así que, si buscas eso, o crees que no va a gustarte mi forma de vida, o la forma en la que enfoco las cosas, o no vas a sentirte cómodo/a leyéndome...

"sal inmediatamente de aquí porque este no es tu lugar")

¡Nadie está obligado a seguir leyendo si lo que lee... no le gusta!

He abierto este blog, más que nada, para desahogarme y sentir que tengo el apoyo de la gente; quiero compartir "todo lo que pasa por mi mente" con todas vosotras. Me siento muy sola y pocos me entienden.

A parte de mi diario personal (escrito a mano)... a menudo iré escribiendo aquí ya que me conectaré cada día (al menos eso intentaré) para alimentarme de vuestras fuerzas y ganas de luchar por NUESTROS OBJETIVOS.

Princesitas... ¡JUNTAS LO CONSEGUIREMOS!



MI ALTURA: 1.62















TrastornoGrado
ParanoideMUY ALTO
EsquizoideALTO
EsquizotipicoMODERADO
HistrionicoBAJO
AntisocialMODERADO
NarcisistaMODERADO
LimiteMUY ALTO
ObsesivoALTO
DependienteALTO
EvitadorMUY ALTO


Test de trastorno de personalidad

Mis otros blogs (sub blogs)

Sub. blog: THINSPIRATION

Sub. blog: MIS METAS

Sub. blog: MIS INTAKES + GYM

viernes, 28 de agosto de 2009

De vacaciones... ¿forzadas?

Yo era la primera que quería irme de vacaciones; era la primera que insistía para salir de aquí e irnos lejos para desconectar de mi rincón, de mi isla, de mi gente... Y llegó, llegó el día en que mi hermana me propone irnos a la isla de al lado, a la playa, a olvidarnos de todo y a disfrutar.

Reservamos vuelo para tres (mi hermana, mi hermano.postizo y yo); también un peazo hotel con piscina y, como no, todo incluido (desayuno, comida y cena). 4 noches y 5 días. Todo bien planeado y bien pensado. Todos contentos, animados e impacientes para que llegue el día en que despegue el avión: sábado, 29 de agosto de 2009.

¿Todos contentos, animados e impacientes? o, mejor dicho... ¿todos menos yo? Pues sí. Mejor dicho: todos menos yo.

Ahora estoy cagada, nerviosa, confundida... Y ¿a qué se debe?

1. Tengo que hacer la maleta y, si por mi fuera, me llevaría todo el armario porque me da terror estar fuera de casa y que, después, me falte algo que en ese momento querría tener y no lo tengo porque me lo he olvidado.

2. Tendré que bajar a la playa o a la piscina sí o sí, aunque ese día yo no esté animada y capacitada para hacerlo.

3. No tendré ni mi espacio ni mi intimidad, ni mis ratos para llorar a solas cuando lo necesite (tendré que tragar y tragar)

4. Las comidas en el hotel consisten en buffet y yo odio los buffets. Odio tener que levantarme y servirme yo misma y que la gente vea todo lo que miro, lo que huelo, lo que me pongo en el plato. Aunque, punto a mi favor: estas sitaciones hacen que apenas ponga comida en el plato por simple vergüenza. Odio comer delante de la gente; incluso, se me llega a hacer un nudo en el estómago y soy incapaz de comer...

5. Los ratos que pasemos en el hotel, sin hacer nada. Sin hacer nada o... ¿picotear por puro aburrimiento? Eso me da terror, pánico...

6. El tener que salir por la noche y tener que ponerme "bella" sin poder mirarme en mi espejo... Ni poder pesarme para saber si tengo derecho o no a pasármelo bien.

7. A vosotras, princesas, que no os podré escribir ni leer hasta el jueves, 3 de septiembre de 2009...

Por estos motivos y muchos más... no estoy:
- ni contenta
- ni animada
- ni impaciente


Pero... ¿sabéis? Intentaré pasármelo lo mejor posible, sí, ¡porque yo puedo! ¡sólo depende de mí! ¿verdad? y... me lo merezco, creo...

Quiero volver con las pilas cargadas y volver con la energía suficiente para volver al gimnasio y machacarme como hacía antes, ya que últimamente no tengo fuerzas ni para levantarme de la silla...

Os echaré muchísimo de menos. GRACIAS POR TODO. Love you (L)


No dudéis de que, si pudiera, me llevaría el ordenador allí para estar constantemente en contacto, pero me resulta imposible hacerlo... así que ¡¡¡NOS VEMOS PRONTO!!!

miércoles, 26 de agosto de 2009

Indiferencia y, a ratos, rabia

Ayer, al final, me fuí a "dormir" con 92 calorías en mi cuerpo (yogur activia 0/% grasa -56cal- y una tostada -36cal).

"Dormir" entre comillas porque a las 00:30h estaba muerta de asco en el sofá, con mi cari en el otro y le dije para irnos a la cama... y no, el niño quiso quedarse mirando la tele, enganchado a un programa basura que, tonta de mi, se lo grabo cada mañana para que pueda verlo por la noche.

Cuestión: hace una semana que viene a casa, dormimos juntos pero ya no hacemos el amor; no será por falta de ganas por parte de él, pues si fuera por él... lo haríamos cada día, quizá, un par de veces; pero a mi no me apetece... Al menos me respeta pero no debe entenderlo. Ni yo misma entiendo por qué me pasa esto. Pero lo único que deseo es irme a la cama y dormir, descansar, desconectarme de todo y olvidar...

Pero ayer quise darle una "sorpresa" a mi cari, y la sorpresa me la dio él cuando me dijo que no se venía conmigo a la cama. Diosss, ¿cómo podía hacerme esto a mi? ¿dejarme sola? El día antes él había salido de marcha (es decir, el domingo por la noche no nos vimos...) y... bueno, al darle el beso de buenas noches (todo hay que decirlo, yo bien mosqueada) me fuí a la cama y me resultó imposible dormirme, porque mi cabeza no daba de sí, no dejaba de retumbarme si podría caber la posibilidad de que él hubiera estado con otra esa noche, si había conocido a alguna lagarta y se la había tirado de cualquier manera para descargar el desfogue que yo no le he dado en una semana... Empecé a dar vueltas, a cambiarme la almohada de lado, de sitio, a enredarme entre las sábanas, a mirar la hora, a escuchar el sonido de la calle, los coches, la brisa de la noche...

Empecé a sumergirme en una profunda rabia de furia y desesperación, de enfado... Empecé a odiarle... Y las pocas ganas que tenía de hacer el amor con él ayer noche... se me esfumaron rápidamente.

Mi cari volvió a la cama y me abrazó, empezó a acariciarme, a besarme, a apartarme el pelo de la cara, a jugar conmigo... y yo le rechacé.

Esta mañana, al sonar su despertador para irse a trabajar me dice: "-Esta noche te voy a hacer el amor como nunca" y yo, idiota y desagradecida de mi, le he dicho "-Eso pasará si yo tengo ganas, porque ayer yo quise darte una sorpresa y tú me rechazaste" y mi cari... "-Madre mía, cómo estás últimamente... Con lo bonito que es despertarse y encontrar a una preciosidad como tú al lado y que te digan que quieren hacer el amor contigo y... tú me sales con estas"

¿Sabéis? He llegado a la conclusión de que soy una borde, una gorda estúpida que no sabe hacer nada más qué quejarse, enrabiarse, enfurecerse, enfadarse... Ya no me soporto ni a mi misma y... ¿cómo pretendo que los demás me soporten a mi?

Me he ido por las ramas... todo ha empezado porque, a lo largo de la noche, me he ido despertando, soñaba cosas horribles, y al abrir los ojos no dejaba de pensar en qué marcaría la báscula el día de "hoy" (03:010h, 04:15h, 05:30h, 06:45h... y ya no me he vuelto a dormir)... A las 04:15h me he ido a la báscula, pero mi cari se ha despertado y no me he podido pesar. Pero al irse él (a las 07:30h) me he ido corriendo y... 49,7 y ¿sabéis? Me he quedado igual, ni fu ni fa, he sentido indiferencia...

¿Por qué? ¿eh? ¿Por qué? Ya ni me conformo con apenas no comer; ya no me conformo con nada, siempre quiero más...

Y... os contaré algo: cuando mi cari me abraza... me suele hacer daño, aunque lo haga suavemente... cuando me coge de la cintura para que yo me acerque a él o cualquier cosa, que me coge por las piernas o por el brazo... ¡me duele! Y recalco: no lo hace bruscamente ni adrede para hacerme daño pero... ¡me duele cuando me coge! Noto como si me fuera a salir un cardenal... El caso es que estoy cansada de decirle que me coja con más delicadeza y, ayer:
***VICKY: - Joder, cari, me haces daño, ¿no te das cuenta? ¡Estoy harta de repetirte que me cojas con menos "desesperación"-
***CARI: - Me cago en la puta, estoy harto ya; te cabreas por todo, todo lo que hago lo hago mal... Y yo te cojo de manera delicada, con amor, con ternura... pero lo que pasa es que tú no comes y te falta todo lo necesario para poder mantenerte en pie y es por eso que te duele todo porque no tienes las defensas cómo las deberías tener...

Bla, bla, bla...

¡Mentira! Él se preocupa si como o no sólo por poder cogerme como a él le da la gana; pero si supiera que cuando como es como si destruyeran una parte de mi... quizá entendería por qué apenas pruebo la comida.

Mi cari no me entiende ni hace nada para entenderme; nunca me escucha; es poco comunicativo; no le importa nada de lo que me pasa y si le importa... lo disimula muy bien porque pocas veces me lo demuestra. No quiero que tenga lástima por mi, pero sí que me apoye, me anime, me proteja, me valore, me ayude...

Ayer por la mañana quedé con "K" (mi amigo del alma) y hacía muchísimo tiempo que no le veía por motivos que, obviamente, no contaré porque si alguien que me conozca entrara en mi blog... me relacionaría. Pues... ¿sabéis? Me sentí perfectamente perfecta a su lado; fue genial... Mantuvimos una conversación larga (como solemos hacer siempre) y me sentí comprendida, querida y valorada (hacía tiempo que no me sentía así...) Pero después, cuando vino mi cari a casa, esa alegría se desvaneció y volvió a entrarme esa rabia que siento cuando estoy cerca de mi cari...

Soy consciente que la falta de comunicación con mi cari es lo que está matando la historia.

Me ha dado el bajón... No tengo ni ganas de continuar escribiendo... Sólo serían chorradas, chorradas y más chorradas...

Mi única fuerza consiste en saber que hoy ya llevo 237 calorías en mi peazo barrigón y no pienso probar un bocado más hasta mañana...

Os he leído, pero no tengo fuerzas para comentaros a todas... más tarde o mañana, ¿sí? Os quiero (L)

martes, 25 de agosto de 2009

Sólo agua...

No me quiero empezar a emparanoyar pensando si hoy conseguiré soportar un día de ayuno después de otro de ayuno. M idea es conseguirlo, así que intentaré sobrellevar el día pensando que sí comeré pero, al llegar la hora, no lo haré. Sí, es una forma de engañarme a mi misma, pero me da igual, suele funcionarme...

Hoy me noto vacía, desintoxicada... (al menos, un poco). Ayer el día fue perfecto; y es que ya deseaba que llegara un día así para quitarme toda la mierda que me había metido en el cuerpo los 4 días anteriores...

Y sí, estoy satisfechaa; pero tampoco quiero emocionarme por si no consigo lo propuesto para hoy; así que intentaré encontrar un equilibrio de emociones a medida que vaya pasando el día...

¿La verdad? No tengo muchas ganas de seguir escribiendo pues todo serían suposiciones sin saber, a ciencia cierta, si conseguiré mi propósito.

Así que voy a callarme, voy a esperar a ver cómo transcurre el día y mañana os cuento...

viernes, 21 de agosto de 2009

Sin rodeos

Tengo escasos minutos para escribir puesto que ya mismo vendrá mi cari a casa; por este motivo (y por recomendación de una princesa) no me andaré con rodeos y aprovecharé para no volverme a autocensurar (las princesas que leyeron mi entrada anterior sabrán por qué lo digo: dije que tenía miedo de poner según qué en el blog por que no quería rallaros con mis terroríficos pensamentos). Pero hoy es distinto, ahora es distinto, todo es diferente en este preciso momento.

Estoy desesperada, angustiada, acabo de gritar como una loca, he llorado por todos los rincones de la casa, he golpeado las paredes, las puertas... he pataleado y tirado cosas en el suelo... me he humillado delante del espejo, me he cogido toda la carne que me sobra y me la he estrujado hasta morirme de dolor, no he dejado de repetir que quiero morirme antes que seguir viviendo así, me he agachado delante del puto vater para vomitar todo lo que me he estado zampando, me he levantado para que saliera mejor, ha sido imposible, sólo babas, lágrimas, moco, arcadas, pero nada, me he ido, he vuelto, y todo esto estando en tanga, yendo de un lado para otro, desesperada, poseída, como si tuviera el demonio dentro que me controlara, he vuelto al baño, he vuelto a intentarlo, no he podido, me he quitado el tanga y me he metido en la ducha, me he relajado un poco y aquí estoy, cansada, deshecha, confundida, como si nada tuviera sentido...

Ahora siento como si nada de lo anterior hubiera pasado; como si hubiera sido una pesadilla... una peli. Me siento cansada, muy cansada, cansadísima... estoy agotada... pero... ahora... relajada. No me he tomado ningún tranquimazín, he sido capaz de calmarme con la ducha. Ahora me doy vergüenza. Sí. Vergüenza. Me avergüenzo de mi misma, de cómo soy, de cómo me comporto, de lo que hago, de lo que siento, de lo que digo, de lo que pienso...

Odio mi cuerpo, me odio entera, me odio a mi misma. ¿Quién podrá quererme así como soy?

Me doy miedo. Sí. Miedo. Me doy miedo a mi misma. Soy capaz de fingir que estoy bien. Delante de la gente es increíble porque cualquiera diría que me pasan estas cosas. Pero sí. Me pasan. Mi familia sabe que no estoy bien (hace años que lo saben) pero... se creen que mejoro pero yo creo que empeoro. Más a menudo me dan ataques de estos, de histeria, de locura... Delante de ellos ya los controlo, por eso creen que estoy mejor. Pero claro, la cuestión es que ahora estoy sola en casa (desde mayo) y... me estoy volviendo todavía más loca, aquí, sola, encerrada, sin tener a nadie con quién poder hablar... Pero en dos semanas mis padres ya vuelven a casa y aunque eche de menos que estén conmigo... me da mucho miedo que regresen porque no tendré mi espacio.

¿Qué quiero? No lo sé. Si me quedo sola en casa... mal; si vienen a estar conmigo... mal. Entonces, ¿qué coño quiero? ¿Qué deseo? ¿A qué aspiro? ¿Qué cojones digo?

¿Que qué pasa? Fácil para mi: que o estoy demasiado tiempo sola... o demasiado tiempo acompañada; y yo lo que quiero es un e-qui-li-brio. Sí... ni mucho ni poco. Lo justo. Y eso no lo tengo. Ni teniendo a mis padres aquí ni sin que estén... Y es que en nada de mi vida hay un equilibrio.

Lo he dicho siempre... para mi... "o todo o nada". Soy asquerosa. Increiblemente horrible. Nadie me entiende y yo a mi... a veces tampoco.

Sorry por la entrada... no sé ni si vosotras habréis sido capaces de entenderme pero os juro por lo que más quiero en este mundo que, a veces, no sé ni quién coño soy... ni por qué me pasa esto... Yo lo único que pido es sentirme bien de una vez por todas, poder salir a la calle tranquila sin ningún reparo, sin pensar que la gente me odia por mi aspecto... ser capaz de hacer todo lo que la gente normal hace.

Os lo digo de verdad que me doy miedo, porque siento que tengo doble personalidad, doble vida: una de cara a la sociedad y, otra, para dentro. En plan... en realidad estoy hecha una puta mierda, me quiero morir antes que seguir sintiendo lo que siento y... otra... en plan... delante de los otros tengo propósitos de ponerme bien (cuando en realidad pienso que moriré pensando y sintiéndome una mierda)

Os quiero reinas... os quiero muchísimo... (K)
---
Perdón :-(

miércoles, 19 de agosto de 2009

Defensas bajas...

Empezaré pidiendo disculpas por no haber publicado antes, pero esta vez tengo una excusa y no es la de siempre.

Veréis: he tenido una faringitis de caballo y, ahora que me había recuperado, no me faltaba nada más que pillar anginas. Estoy deshecha, débil, hundida... Siento que me va a explotar la cabeza, me pesa todo el cuerpo, tengo los oídos entaponados y, para colmo, apenas puedo respirar. Noto que el corazón me va a mil por hora, me canso al hacer cualquier movimiento y me mareo con sólo girar la cabeza. Encima... vuelvo a mi rutina de siempre con lo de la pierna: ¡se me vuelve a quedar dormida sin explicación aparente! No sé qué será, pero esto ya me está preocupando.

Como habréis visto, he borrado las dos primeras semanas de agosto de mi pláning mensual, pues al sentirme tan mal... me resultó imposible llevar un control extricto de las calorías ingeridas diariamente; pero os confesaré que no lo he hecho tan bien cómo imaginaba... Basta con deciros que durante todas estas semanas no me he querido ni subir a la báscula... pero hoy me he visto con coraje y sigo en mi peso (50.2).

¿La verdad? Ni feliz ni triste. Simplemente "estoy".

¿Por qué la vida es tan dura? ¿Por qué no seré capaz de comer sin pensar que estoy intoxicando mi cuerpo? . . . Mi vida gira entorno a la comida y me estoy desesperando ya. Soy feliz cuando no como y cuando lo hago... me deprimo a más no poder.

Y os preguntaréis: "entonces, si sólo eres feliz cuando no comes... ¿por qué esta niña consentida come sin parar?"

Pues yo os contesto que: "soy una niña débil y, a la mínima, se derrumba"

Vosotras: "aparentas ser fuerte"

Yo: "sí, lo soy; pero a ratos, para creérmelo"

No sé ni qué digo, ahora mismo estoy en mi mundo, en mi globo, en mi súper burbuja... Diría tantas cosas más... pero me da tanto miedo escribirlas aquí... Lo último que querría sería rallaros con mis desesperantes y terorríficos pensamientos...

... os quiero ...