Datos personales

Mi foto
Me gusta la escritura, la lectura, la perfección, una silueta esbelta, una piel bronceada, suave y firme... la moda, los retos...
AT E N C I Ó N:

***Esto no es un blog pro-ana/pro-mía; para nada quiero inducirte a que hagas algo que no quieras;

***repito: aquí sólo plasmo mis sentimientos, sensaciones y los pensamientos que invaden mi mente... (una forma de desahogo y, en cierta manera, de control hacia mi misma);

***en ningún caso, en esta página, encontrarás tips ni consejos para aprender a vomitar...

***Así que, si buscas eso, o crees que no va a gustarte mi forma de vida, o la forma en la que enfoco las cosas, o no vas a sentirte cómodo/a leyéndome...

"sal inmediatamente de aquí porque este no es tu lugar")

¡Nadie está obligado a seguir leyendo si lo que lee... no le gusta!

He abierto este blog, más que nada, para desahogarme y sentir que tengo el apoyo de la gente; quiero compartir "todo lo que pasa por mi mente" con todas vosotras. Me siento muy sola y pocos me entienden.

A parte de mi diario personal (escrito a mano)... a menudo iré escribiendo aquí ya que me conectaré cada día (al menos eso intentaré) para alimentarme de vuestras fuerzas y ganas de luchar por NUESTROS OBJETIVOS.

Princesitas... ¡JUNTAS LO CONSEGUIREMOS!



MI ALTURA: 1.62















TrastornoGrado
ParanoideMUY ALTO
EsquizoideALTO
EsquizotipicoMODERADO
HistrionicoBAJO
AntisocialMODERADO
NarcisistaMODERADO
LimiteMUY ALTO
ObsesivoALTO
DependienteALTO
EvitadorMUY ALTO


Test de trastorno de personalidad

Mis otros blogs (sub blogs)

Sub. blog: THINSPIRATION

Sub. blog: MIS METAS

Sub. blog: MIS INTAKES + GYM

martes, 28 de julio de 2009

¿Por qué? ¿Qué me ocurre?

Siento que mi vida no tiene sentido. Siento que ando y ando sin llegar a ningún lugar. ¿Por qué me pasa esto? ¿Por qué no soy capaz de controlar esos pensamientos tan malos que me invaden la mente segundo tras segundo? No soy capaz de sentirme bien ni un día entero. ¿Por qué a mi?

Llevo días sin ir al gimnasio; no sé qué me pasa que, últimamente, estoy muy débil; y no sé por qué pues hace unos días que estoy comiendo demasiado. Cuando apenas como me siento muy cansada pero enseguida que como un poco más... me encuentro con más fuerzas pero... ¿por qué esta vez es distinto? Quizá sea este calor exagerado que está haciendo... o las pastillas para la ansiedad que me recetó el médico hace cuatro días o... un pupurri de todo esto.

¡Estoy angustiada! No tengo ganas de hacer nada. Mi amiga está de vacaciones aquí y... ni siquiera tengo fuerzas para decirle que hagamos algo juntas (hace dos días que no la veo y se va el jueves, y creo que ya va siendo hora que le diga para salir... aunque sea a tomar un café con sacarina)

Para colmo, el viernes me quemé en la playa (sí, fui a la playa; ya tengo cojones suficientes de ir aunque me sienta la más gorda de toda la "manada") y, encima, me duele un montón la garganta (incluso me cuesta muchísimo tragarme la saliva)

¡Estoy deshecha! No tengo fuerzas para nada. No tengo ganas de hacer nada. A veces pienso que soy hipocondríaca, pues siempre que noto que mi cuerpo no está cien por cien bien... empiezo a emparanoyarme pensando qué me estará ocurriendo, a ver si tendré algo grave o... ¡qué sé yo! Y lo de hipocondríaca lo digo porque mi hermana me lo dice a menudo... porque si por mi fuera... pensaría a ciencia cierta que me ocurre algo grave.

Pero algo tendrá que ocurrirme cuando no soy capaz de controlar toda esa mierda que me invade día tras día. Cuando no soy capaz de controlar esos pensamientos horribles que me vienen a la cabeza. Cuando no soy capaz de comerme ni un miserable trozo de lechuga o cuando no soy capaz de decir que no a un trozo de pan. A veces le tengo pánico a la comida y, a veces, me la zampo casi sin masticar pero con una voz que me repite consantemente que, después, vendrá el vómito.

Algo tendrá que ocurrieme cuando no dejo de contar las calorías que tiene todo alimento que pasa por mi boca. Cuando no soy capaz de salir a la calle tranquila y a gusto conmigo misma. Cuando me pruebo ropa y ropa y con nada me siento bien. Cuando me miro al espejo y mi único deseo es destrozarlo y hacerlo pedazos para no verme más. Cuando por mi mente pasan barbaridades como la de lesionarme y quitarme de este mundo sea como sea.

Pero no, lo último lo controlo. Aunque, a veces, me golpee para parar esos malditos pensamientos... controlo el hecho de quitarme de este mundo. Sí, sí. O, al menos, creo controlarlo ahora. Hace unos años perdí el control, lo reconozco, pero fueron dos intentos fallidos pues mirad, aquí sigo. No voy a enredarme con eso ni entraré en detalles. Lo único que diré es que no me quito de la cabeza la cara de mi familia al verme en ese estado y me justifiqué diciendo que era para que ellos no sufrieran más. Pero esto es de persona egoista... Para que no sufrieran más... ¿quién? ¿ellos o yo?

Por eso, ahora, cuando por la cabeza me ronda esta idea (que sigue apareciendo, todavía) intento pensar en que serían ellos los que seguirían sufriendo... y, realmente, prefiero sufrir yo antes que ellos. Ahora mi familia se cree que estoy mejor (saben que estoy mal pero, dentro de lo que cabe, sé disimular y me trago todos mis malos rollos y no los doy a conocer) así que... mejor así. Que vivan en la ignorancia y yo en mi puto mundo de sufrimiento y... ya se verá.

Lo único que me jode es que la gente no reacciona hasta que ven algo físico y, quizá, en este caso... tocará ver a un cadáver moribundo que no se aguanta ni en pie y... será aquí cuando se alarmen. Y sí, me jode estar jodida de la cabeza porque eso nadie lo nota hasta que se transforma en algo físico y sí, me jode y me duele.

De verdad que no quiero que nadie tenga que alarmarse... pero sí me gustaría sentirme comprendida por la gente que me rodea y que me ayuden... y las únicas personas que me entienden... sois vosotras. Por eso no me cansaré de repetiros que os quiero y que mil gracias por estar ahí y dejarme que me desahogue sin "ningún" rodeo...

miércoles, 22 de julio de 2009

Me despisté y... "me comí" un taxi...

Chicas... el sábado sobre las 20:30h iba por la autopista conduciendo mi coche sola pensando en mis cosas. Llevaba la música alta para olvidarme de todo pero, aún así, seguía pensando en cómo sería mi vida cuando consiguiera mis 45kg, no dejaba de pensar en cómo me organizaría la semana, en qué haría mañana, que si quedaría con mi amiga e iríamos a tal sitio o al otro, que qué me pondría de ropa, me preguntaba si me sentiría bien conmigo misma yendo a "x" lugar, que qué excusa le pondría para no vernos si ese día me encontraba mal y no me veía con fuerzas para salir, cómo sería mi primer día de clase... etc... Me metí tanto en mi mundo que, cuando fui a incorporarme al otro carril, no vi el taxi que tenía delante y... "me lo comí".

No fue nada grave, tan sólo fue un choque pero... ¡me sentí tan impotente y tan mal! Llevo 4 años conduciendo y nunca había tenido un percance... y el sábado va, me despisto y me estampo con otro coche. Suerte tuve que nadie se hizo daño; el taxista llevaba clientes: dos mujeres, un bebé y un niño de unos 5 años. No me puedo quitar de la cabeza las caritas de esa gente al yo bajarme del coche y preguntarles si estaban bien. Eran extranjeras y tan sólo me sonrieron asintiendo con la cabeza... "sí, estamos bien, no te preocupes". Suerte tuve de que no me recriminaran nada y se bajaran del coche y me hincharan a ostias... porque eso es lo que tendrían que haber hecho porque eso es lo que me merezco por ir conduciendo sin estar atenta a lo que hago.

El taxista, como es normal, se bajó del coche apuntando su cabeza, haciendo un gesto de... ¿estás loca, o qué? Y... ¿sabéis? Le respondí, sí, sí, estoy loca y, además, súper nerviosa e histérica, no sé qué ha pasado. No me salían las palabras, tenía un nudo en la garganta, ¡no sabía qué hacer ni qué decir!

El hombre me dijo que no llamaría a la policía, que "simplemente" nos intercambiaríamos los números de teléfono, que él iría a dejar a esos clientes y que, más tarde, me llamaría para vernos en un punto de encuentro y hacer un parte amistoso. Mi conciencia me decía que tenía que darle mi número verdadero y así lo hice. Más tarde nos vimos para darnos los datos y aquí estoy, pendiente de lo que me diga el seguro.

Tuve suerte sí. Suerte de que le diera buen rollo al hombre y se fiara de mi. Me recalcó que si yo hubiera sido un chico-chulo o... lo que sea... sí hubiera llamado a la policía. Pero ya ves, yo soy una pija que ni se aguanta de pie... ¿quién no iba a fiarse de mi con la cara de tonta que tengo?

Suerte, sí. Suerte de que no fue nada grave. Suerte que no fue peor. No dejo de preguntarme qué hubiera sido de mi si ese accidente que provoqué yo... hubiera sido en plan... coches chafados uno encima del otro y... con heridos o... muertos. ¡Uf! De verdad que me retumba en la cabeza el frenazo y el choque. Sí, hubiera podido ser peor y no lo fue.

Llegué a mi casa súper histérica, llamé a mi hermana y vino a consolarme. En la autopista no me salió ni una lágrima pero, en mi casa, me salió todo. No paraba de gritar, de lamentarme... Tuve que tomarme un "tranquimazín" para calmarme y conseguí sentirme un poco "mejor".

El coche no tiene nada, el capó un poco levantado, pero eso es lo de menos...

Lo único que importa es que tengo que sacar el aprendizaje de esta lección... He estado analizando todo lo que pasó y, aunque tenga vagos recuerdos, sé que no estaba pendiente de lo que estaba haciendo, conducía como aquel que camina o mira la tele, se me fue la olla, y como que "me olvidé" que, en mis manos, llevaba una bomba y que... con cualquiera despiste... la cagas. Y yo, en ese momento, no era consciente de ello; en ese momento sólo pensaba en mis preocupaciones y... ¡zas! Volví al mundo real después del choque.

Creo que eso fue una llamada de atención para avisarme de que tengo que concentrarme más y pensar sólo en lo que estoy haciendo en ese momento...

Os prometo que yo qué sé, estoy asustada por lo que pasó y por lo que podría haber pasado por mi culpa... Necesito decirle a alguien que, a veces, se me va la olla y me meto tanto en mi mundo que no me doy cuenta ni de dónde estoy... Es muy duro todo esto porque... no puedo controlarlo. De repente pienso en mis cosas y me desconecto...

Ahora estoy bastante mejor pero sigo teniendo miedo porque, aunque haya aprendido bastante con lo que pasó, siento que un día podría vovler a pasar algo parecido o muchísimo peor...

Nenas, estoy muy liada últimamente. Como os dije, vino una amiga de fuera y no paro por casa... He comido bastante estos días pero sigo manteniéndome en mi peso, ¡no lo entiendo! . . . Tendría que pesar más. Pero bueno, intentaré hacerlo bien... "despacito" porque después, si no, recupero lo perdido o... ¡qué se yo! Sobre la marcha porque lo mío es... o todo o nada. Sí, soy extremista, ¿y qué? También sé que eso es un problema pero... una de las cosas que mejor me define es... "vicky es el todo o nada"... así soy y así seré si alguien no me ayuda a cambiar... y eso es imposible porque no me dejo ni quiero porque estoy histérica y me encierro en mi puto mundo de los cojones del que es imposible salir.

Lo siento chicas pero acabo de ponerme histérica con todo esto. Mejor me despido. Podría haber continuado pero no, voy a parar de decir tonterías porque después me deprimo más... ¡uf!

No sé si tendré tiempo de comentaros pues voy con el tiempo justito justito...

¡os quiero y... gracias por "escucharme" y estar ahí!


lunes, 13 de julio de 2009

Sabéis que sigo aquí... luchando para ser feliz

Hola mis niñas...

Nunca llegué a pensar que mi ausencia en el blog llegaría a ser tan larga, pero ya veis... las cosas nunca suceden como uno cree que van a suceder.

Si me veo impulsada a escribir hoy es porque he llegado a la conclusión de que en la vida, ante todo, hemos de ser libres, independientes y felices... empezando por nosotros mismos, es esencial. Sé que enfrentándome a los hechos, de nuevo, y empezando por escribir otra vez estas líneas... asumo de una forma más madura la realidad y me dispongo para ser fuerte de cara al futuro. Ya no me da miedo callar mis sentimientos. Hoy me siento fuerte, valiente y honesta.

Podría contaros mil barbaridades por las que he pasado durante mi "desaparación anunciada" pero no voy a hacerlo detalladamente pues no quiero martirizarme con todas las locuras que he llegado a hacer. En resumen: ayunos, atracones, matadas en el gimnasio, lloriqueos, pataletas, ataques de histeria, pastillas, felicidad por unos días, depresión por otro lado, más ayunos y más atracones...

Pero como he dicho y vuelvo a repetir: "hoy me siento FUERTE, VALIENTE y HONESTA" Y, aunque conseguí llegar a los 49'4kg y ahora haya recuperado un poco más de peso... (avergonzada me siento por eso) seguiré luchando hasta la saciedad hasta conseguir sentirme ligera como el aire.

Una de las cosas que me ha ayudado a volver aquí han sido vuestros comentarios... diciendo que ya me echábais de menos y eso se agradece y mucho; hace que una se sienta querida y... viva. Para ser completamente sincera... os diré que os he leído, sí, pero no a diario como quizá tendría que haber hecho... Estoy un poco perdida pero intentaré ponerme al día para seguir comentando cada una de vuestras entradas. No me comprometo a hacerlo cada día pues esta semana viene una amiga de fuera a pasar 15 días y estaré bastante liada... Pero cuando vaya teniendo huecos, sin agobios y sin estrés, os leeré aunque no tenga tiempo para comentaros a todas. Creo que lo que realmente importa es saber que una está ahí... y yo estoy aquí, con todas vosotras, y sé que vosotras también estáis conmigo...

MUCHÍSIMAS GRACIAS POR TODO, POR EL APOYO, EL ÁNIMO QUE ME DÁIS, EL APRECIO Y LA COMPRENSIÓN que recibo de cada una de vosotras.

Os deseo lo mejor a todas.

Vicky

P.D Podría haber dedicado mi tiempo a lamentarme por todo (de hecho, por la mente se me están pasando millones de barbaridades) pero el día de hoy no quiero que por mi boca salga nada negativo... ni que entre nada de comida... "hoy quiero ser feliz con mi ayuno e irme a dormir orgullosa"